¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+

Se encuentra usted aquí

10 sopes per recórrer el món
Propuestas Gastronómicas.

10 sopas para recorrer el mundo

Laia Antúnez28/12/2018

De Holanda a Estados Unidos, viajamos por diez países a través de sus sopas. Algunas son recetas muy tradicionales, otras quizás sean menos conocidas, pero todas se convierten en una apuesta gastronómica infalible para estos meses de invierno. Con la cuchara en la mano, nos preparamos para descubrir el mundo.

1. Sopa de mostaza (Holanda)

Los días grises y lluviosos son habituales en el invierno holandés, por eso las sopas son una alternativa de lo más reconfortante. Las más populares son la erwtensoep, una sopa muy espesa elaborada a base de guisantes, y la típica sopa de tomate, la tomatensoep. Para acercarnos a la gastronomía holandesa nos hemos decantado por otra especialidad, la mosterdsoep, más contundente y no apta para dietas.

Ingredientes
  • 25 g de harina
  • 1 l de caldo de pollo
  • 40 g de mantequilla
  • ½ l de leche
  • 1 cucharada de nata de cocina
  • 2 cucharadas de mostaza francesa
  • Limón exprimido
  • Sal
  • Azúcar
Elaboración

- En una olla, fundir la mantequilla y añadir la harina, removiendo con una cuchara de madera.

- Lentamente, agregar el caldo y la leche, evitando la formación de grumos. Llevar a ebullición y dejar cocer a fuego lento.

- Incorporar un poco de azúcar, la mostaza y el zumo de limón sin dejar de remover.

- Rectificar de sal y para terminar añadir la nata.

2. Sopa de nopal (México)

Más allá de las tortillas de maíz, las legumbres y los chiles, en la cocina azteca también se elaboran infinidad de sopas frías y calientes. Una de las más conocidas es, precisamente, la sopa de tortilla pero existen otros caldos hechos con otros ingredientes mexicanos como los nopalitos, las hojas de los cactus jóvenes, que también suelen ser habituales en las ensaladas.

Ingredientes
  • 1 l de caldo de pollo
  • 80 g de cebolla picada
  • 450 g de nopalitos (o en conserva)
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • Tomate
  • Crema agria
  • Cilantro
Elaboración

- En una cacerola grande, saltear la cebolla picada en el aceite de oliva a fuego medio-alto.

- Agregar los nopalitos y el caldo de pollo y llevar a ebullición. Reducir el fuego y cocer 15 minutos más a fuego lento.

- Adornar cada plato con un poco de crema agria, tomate cortado en dados y cilantro picado. También se puede sustituir esta guarnición por unas rodajas de aguacate.

3. Sopa de sémola de trigo duro (Marruecos)

La típica sopa marroquí es la harira, con carne y legumbres, que se sirve como primera comida durante el Ramadán y en otras festividades. En esta ocasión, apostamos por la chorba smida, elaborada a base de sémola, mucho más ligera y que se puede servir en la cena pero también como desayuno. Una receta energética y muy económica. 

Ingredientes
  • 200-300 g de sémola de trigo mediana
  • 2 l de agua
  • 3 tomates
  • 1 cebolla
  • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta
Elaboración

- En una olla, llevar el agua a ebullición, añadir la cebolla picada muy fina y cocer durante 10 minutos.

-Añadir los tomates triturados, dejar cocer 20 minutos más y salar.

-A fuego lento, añadir la sémola en cascada removiendo al mismo tiempo para que no se pegue ni haga grumos.

- Cocer entre 10 y 20 minutos hasta obtener una preparación untuosa.

- Añadir el aceite y un poco de pimienta en el último instante.

4. Sopa de frijoles negros (Cuba)

Los frijoles negros son una de las enseñas de la cocina cubana. Esta sopa, casi un potaje, se elabora de muchas formas distintas, dependiendo de la zona del país. En algunos territorios se le añade plátano y malanga, un tubérculo bien conocido en América del Sur pero más raro en nuestras fronteras, y en otros se apuesta por las hojas de cilantro. Esta receta se adapta a nuestros gustos europeos.

Ingredientes
  • 350 g de frijoles negros
  • 1/2 puerro
  • 1 tomate pequeño
  • 1 cebolla roja
  • 3 dientes de ajo
  • 200 g de tomate cherry
  • 1 cucharada de comino
  • 700 ml de caldo de verduras
  • Perejil
  • Zumo de un limón
  • Aguacate
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta
Elaboración

- Remojar los frijoles durante 8 horas. Cocer con media cebolla, un tomate, sal y un poco de aceite de oliva. Llevar a ebullición, bajar el fuego y dejar cocer hasta que estén tiernos, aproximadamente unos 45 minutos.

 - Cortar la cebolla y el puerro, picar los dientes de ajo y rehogarlos en una sartén con un poco de aceite, sal, comino y chile (opcional). Agregar los tomates cherry cortados por la mitad.  

 - Añadir este salteado a la cacerola con los frijoles, agregar el caldo de verduras y mantener a fuego suave unos 20 minutos más. Salpimentar.

 - Servir con perejil picado, el zumo del limón y unos dados de aguacate.

5. Sopa de remolacha roja (Polonia)

Esta sopa, denominada barszcz, y la sopa de harina fermentada con salchicha blanca, conocida como żurek, son dos de las recetas más populares de Polonia -con permiso de los pierogi, sus tradicionales empanadillas-, un país con una gran tradición sopera. A menudo, esta sopa de remolacha se sirve acompañada con un pasztecik, un pastel de carne envuelto en hojaldre.

Ingredientes
  • 1,5 kg de remolacha
  • 2,5 l de caldo de carne o pollo   
  • 2 dientes de ajo
  • 4 semillas de pimienta
  • 1 hoja de laurel
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 2 patatas
  • 2 cucharadas de vinagre o de zumo de limón
  • 3 cucharadas de nata fresca
  • Eneldo fresco
  • Sal
  • Pimienta negra
Elaboración

- Lavar y pelar las remolachas. Cortarlas en trozos pequeños y colocarlas en una olla. Cubrir con el caldo, añadir la pimienta, el laurel, el ajo, el azúcar y un poco de sal. Hervir a fuego lento durante 10 minutos.

- Añadir las patatas, peladas y cortadas y dejar cocer a fuego lento otros 10 minutos. Incorporar el vinagre o el zumo de limón y hervir durante 15 minutos más. Apagar el fuego y dejar reposar como mínimo una hora para que la sopa gane color e intensidad.

- Antes de servir, calentar la sopa. Retirar un poco en un vaso aparte, añadir la nata y mezclar bien.

- Incorporar la mezcla a la sopa, salpimentar a gusto y apagar el fuego.

- Servir caliente con eneldo picado por encima. 

6. Sopa de cebolla (Francia)

La soupe a l'oignon es uno de los emblemas de la cocina tradicional francesa, un plato humilde, elaborado con ingredientes muy básicos pero con un resultado extremadamente delicioso. Su receta ya aparece en Le Viandier, un libro de cocina del siglo XIV atesorado en la Biblioteca Nacional de Francia, y esta es una de las muchas versiones que se pueden probar en el país galo.  

Ingredientes
  • 6 cebollas
  • 1/4 taza de mantequilla
  • 1/2 taza de vino tinto
  • 2 cucharadas de coñac
  • 1 l de caldo de pollo
  • 1 l de caldo de ternera
  • 1 cucharada de harina
  • 1 pizca de nuez moscada
  • Sal
  • Pimienta

Para el gratinado

  • 200 g de queso gruyere rallado
  • Rebanadas de pan baguette tostadas (croutons)
  • 1 diente de ajo
Elaboración

- Cortar las cebollas a rodajas finas. Poner la mantequilla en una cacerola grande a fuego medio, colocar las cebollas y cocinarlas, revolviendo a menudo hasta que queden caramelizadas.

- Añadir el vino tinto y el coñac y reducir. Incorporar el caldo de pollo y de res, la harina y la nuez moscada. Mezclar bien y dejar a fuego medio-alto durante unos 30 minutos o hasta que la sopa se haya reducido a la mitad. Salpimentar.

Para el gratinado

- Precalentar el horno y colocar los tazones con la sopa en una bandeja para hornear.

- Frotar ligeramente cada crouton con el diente de ajo.

- Añadir croutons y queso a cada tazón y hornear durante unos 5 minutos o hasta que el queso se derrita y esté dorado.

7. Sopa da pedra (Portugal)

El caldo verde, a base de patatas y col verde, es uno de los más populares de la gastronomía lusa. Los portugueses son muy soperos y cuentan con muchas recetas para degustar con cuchara. La sopa da pedra es habitual en la ciudad de Almeirim y tiene su origen en una leyenda sobre un fraile hambriento que quería cocinar una sopa solo con una piedra pero que, gracias a la cooperación de sus vecinos, obtuvo un caldo delicioso que incorpora carnes y verduras.

Ingredientes
  • 200 g de alubias rojas
  • 150 g de tocino
  • 100 g de chorizo
  • 150 g de carne magra de cerdo o ternera
  • 4 patatas
  • 1 rama de apio,
  • 1 zanahoria
  • 1 trozo de berza
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 2 hojas de laurel
  • Cilantro
  • Sal
  • Pimienta
Elaboración

- Remojar las alubias durante varias horas en agua fría.

- Escurrirlas y ponerlas en una cazuela con las carnes, el tocino y el chorizo, la cebolla cortada en gajos, el ajo aplastado y el laurel.

- Cubrir con agua, un poco de sal y pimienta y dejar cocer a fuego lento una hora.

- Retirar los embutidos y las carnes, y añadir las verduras picadas. Dejar cocer hasta que todo quede muy tierno, y volver a añadir las carnes y los embutidos troceados.

- A la receta se le puede añadir oreja de cerdo.

8. Sopa de apio y cava (Finlandia)

Una de las recetas más tradicionales de sopa en Finlandia es la lohikeitto, la sopa de salmón. El país vive actualmente una gran revolución gastronómica, con restaurantes innovadores que combinan tradición -basándose en productos autóctonos como las hortalizas y las raíces- y modernidad. Esta receta es un buen ejemplo de lo que se está cocinando en los fogones de Helsinki.

Ingredientes
  • 600 g de apio 
  • 1 patata red pontiac
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 1 l de caldo vegetal
  • 200 ml de nata liquida
  • 200 ml de cava
  • Sal
  • Pimienta

Para los cubos de manzana

  • 2 manzanas ácidas
  • 1 cucharada de mantequilla
  • Pimienta 
Elaboración

- Pelar y cortar el apio y la patata. Picar finamente las cebollas y los dientes de ajo.

- En una sartén, derretir la mantequilla y saltear todas las verduras hasta que doren. 

- Añadir el caldo vegetal y dejarlo hervir hasta que el apio y la patata estén blandos. Añadir la nata líquida y mezclarla con el resto. Salpimentar al gusto.

- Incorporar el cava y dejarlo hervir para evaporar parte del alcohol. Si la sopa espesa demasiado, añadir un poco de agua.

Para los cubos de manzana 

- Mientras se hace la sopa, cortar las manzanas en pequeños cubos, descartando los corazones.

- Calentar la mantequilla en una sartén y freír las manzanas hasta que adquieran un apetitoso tono dorado. Salpimentar al gusto.

- Servir la sopa con los cubos de manzana por encima.

9. Sopa de tofu (China)

Sencilla a la vez que saludable, esta sopa es una delicia vegetariana. El tofu, elaborado a partir de una mezcla de judías de soja molidas y agua, es un ingrediente que tiene un papel predominante en la cocina china. También es el rey de esta sopa que, en esta ocasión, se prepara sin fideos. En China son habituales la sopa de hilos de huevo o la sopa de aleta de tiburón, más nutritiva y exótica.

Ingredientes
  • 2 piezas de tofu
  • 100 g de guisantes
  • 500 ml de caldo vegetal
  • 1 pimiento rojo cortado
  • Setas cortadas
  • 2 cucharadas de salsa de soja ligera
  • 2 cucharadas de aceite de sésamo
  • Sal
Elaboración

- Dividir las piezas de tofu en cubos y remojarlos en agua caliente durante 10-15 minutos. Escurrirlos con cuidado para que no se rompan y reservar.

- Cocer los guisantes en una cacerola con agua hirviendo, escurrir y reservar.

- En una olla grande, incorporar el caldo vegetal, el pimiento y las setas y cocinar durante 15 minutos hasta que los vegetales estén suaves.

- Añadir el tofu, los guisantes, la salsa de soja, el aceite de sésamo y cocinar durante 5 minutos hasta que el tofu esté caliente. Sazonar y servir.

10. Clam Chowder (Estados Unidos)

Típica de Nueva Inglaterra, la clam chowder es una sopa muy cremosa a base de patatas, almejas, cebolla y apio, aunque existen muchas otras formas de elaborarla, como en Manhattan que le añaden tomate. En algunos lugares la sirven dentro de un pan redondo y en otros acompañada con croutons. Junto con el Gumbo es una de las sopas más emblemáticas de la cocina de EEUU.

Ingredientes
  • 30 g de mantequilla sin sal
  • 1 cebolla picada
  • 2 tallos de apio cortados
  • 3 cucharadas de harina
  • 500 ml de caldo de pollo o verduras
  • 2 latas de almejas en jugo
  • 250 ml de nata líquida
  • 2 hojas de laurel
  • 450 g de patatas
  • Sal
  • Pimienta negra
Elaboración

- Calentar la mantequilla en una olla grande a fuego medio-alto.

- Agregar la cebolla picada y el apio y saltear hasta que se ablanden.

- Añadir la harina y remover. Incorporar el caldo, el jugo de las almejas, la nata líquida, las hojas de laurel y las patatas cortadas en cubos. Mantener a fuego alto, removiendo constantemente hasta que la mezcla espese. Poner a fuego medio-bajo y cocinar durante unos 20 minutos, removiendo, hasta que las patatas estén tiernas.

- Añadir las almejas, salpimentar al gusto y cocinar hasta que las almejas estén firmes, durante 2 minutos.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.