¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+

Se encuentra usted aquí

recetas para aprovechar las sobras de Navidad
Propuestas Gastronómicas.

¿Qué hago con las sobras de Navidad? 5 recetas en las que transformarlas

Mónica Salazar Vevia27/12/2017

Te presentamos unas sugerencias para aprovechar la comida sobrante de las opíparas cenas de Navidad. No sólo es una cuestión de conciencia, sino también de bolsillo.

Llegó el tiempo de los excesos, en los que se elabora comida para un batallón. Nuestra nevera es lo más parecido a un tetris y nuestra peor pesadilla es tener que comer cada día lo mismo, de Nochebuena a fin de año.

En Gastronosfera nunca contemplamos la opción de tirar la comida. Si podemos congelar los platos es preferible hacerlo y si no es posible os proponemos cinco posibilidades para darle una nueva vida al menú de Navidad.

Muchos de vosotros pensaréis en las croquetas, las reinas de la cocina aprovechable y un triunfo seguro. Ya lo dice @lavecinarubia: “si no eres una croqueta, no le puedes caer bien a todo el mundo”. Además, su aprovechamiento es doble, puesto que siempre se puede aprovechar el pan de la víspera para rallarlo. Sin embargo, aquí queremos ir un poco más allá, por eso proponemos cinco sugerencias que tienen en cuenta todo aquello que podemos haber preparado para las comidas festivas.

El pavo es la estrella de muchas nochebuenas y comidas de Navidad, por ello comenzamos nuestra primera sugerencia con esta ave. Presentamos una forma diferente de usar el pavo sobrante, con un toque asiático: ramen de pavo. Si queremos darle un sabor carnoso a este deliciosa sopa se le puede añadir también la salsa sobrante del pavo.

Ramen de pavo

Ingredientes (2 personas)

-2 dientes de ajo

-Un trozo de jengibre de 5cm cortado finamente en rodajas

-1 ½ cucharada de pasta de miso blanco

-1 cucharada de pasta de sésamo blanco o tahini

-15 g de hongos shiitake secos

-700 g de salsa de pavo sobrante o caldo de pollo

-2 cucharadas de salsa de soja

-2 huevos, a temperatura ambiente

-150 g de fideos ramen (de huevo, arroz o fideos udon)

-200 g de carne de pavo sobrante, desmenuzada

-2 cebollas finamente cortadas, partes blancas y verdes separadas

-1 lima

-25 g de brotes de soja listos para el consumo

-Aceite de sésamo, sriracha (salsa de chile fermentado), cilantro picado, cacahuetes triturados, láminas de alga nori desmenuzadas o hilos de chile seco (silgochu), para servir (opcional)

Preparación

Se aplasta el ajo y se coloca en una cacerola con el jengibre, el miso, la pasta de sésamo, las setas shiitake, la salsa y la soja. Se cocina a fuego lento y se cubre. Se deja hervir durante cinco minutos hasta que el jengibre esté suave. Se cuela en un recipiente limpio y se aparta el cilantro y las setas.

Mientras tanto, se cocinan los huevos en una olla con agua hirviendo durante 7 minutos. A continuación se sumergen en un recipiente con agua fría y se dejan enfriar. Se cocinan los fideos durante un minuto menos de lo indicado en el paquete, para que queden “al dente”. Se escurren y se dejan en la sartén con un poco de agua para evitar que se peguen. Se añade el pavo y la parte blanca de las cebolletas al caldo y se vuelve a calentar suavemente durante 1 o 2 minutos.

Dividimos los fideos en dos cuencos, vertimos el caldo y añadimos un chorrito de lima, los brotes de soja, la cebolleta verde y un chorrito de aceite de sésamo y el resto de los ingredientes. Por último se pelan y dividen los huevos por la mitad y se colocan por encima.

Empanadillas de verduras sin gluten

Nos encanta esta receta del chef Jamie Oliver por ser apta para intolerantes al gluten y porque aprovecha todas esas verduras que utilizamos como acompañamiento en los menús de Navidad.

Ingredientes para 12 empanadillas:

-1 puerro grande

-3 cucharadas de mantequilla sin sal

- 5 ramitas de tomillo fresco

-4 ramitas de perejil fresco

-400 g de verduras y hortalizas sobrantes, como patatas, zanahorias, nabos, coles de Bruselas…

-1 cucharada de mostaza

-sal marina

-pimienta negra recién molida

-60 g de queso cheddar

-1 huevo grande de gallinas camperas

-masa quebrada sin gluten

Preparación

Precalentamos el horno a 180ºC. Cubrimos una bandeja de horno grande con papel resistente a la grasa.

Picamos finamente el puerro. Derretimos la mantequilla en una sartén mediana a fuego lento, añadimos el puerro y las hojas de tomillo. Lo cocinamos hasta que esté tierno. Cortamos el perejil y lo añadimos a un recipiente con las verduras sobrantes, mostaza y una pizca de sal y pimienta. Lo mezclamos bien y añadimos los puerros enfriados y el queso rallado.

Sobre una superficie ligeramente enharinada, dividimos la masa en 12 piezas iguales y usamos un plato de aproximadamente 12 cm de diámetro como guía para cortar la masa en círculos.

Colocamos una cucharada de la mezcla en la mitad de cada círculo, extendiéndola un poco. Batimos el huevo y lo untamos con un cepillo alrededor de los bordes. Doblamos suavemente la masa sobre el relleno, presionando los bordes para sellarlas. Las ponemos en la bandeja ya preparada para hornear, les untamos con un poco más de huevo, las dejamos en el horno caliente de 35 a 40 minutos, o hasta que estén doradas y crujientes, untando con un poco más de huevo a mitad del horneado.

Gracias a estos pasteles aprovecharemos el pescado y las patatas sobrantes.

Pasteles de pescado

Ingredientes (8/12 pasteles)

-450g de patatas cortadas en trozos

450 g de pescado sobrante como bacalao, salmón, abadejo…

-2 cucharadas de perejil fresco picado

-1 huevo de gallinas camperas

-aceite vegetal, para freír

-sal y pimienta negra recién molida

Preparación

Precalentamos el horno a 190Cº.

Ponemos a hervir las patatas durante unos 15 minutos, escurrimos y lo machacamos hasta lograr un puré de consistencia suave. Lo dejamos a un lado.

A continuación desmenuzamos el pescado con cuidado de eliminar bien las espinas. Mezclamos bien el pescado, el puré de patatas, el perejil y el huevo (con cuidado para no romper demasiado el pescado). Sazonamos con sal y pimienta. Damos forma a 8/ 12 pasteles a modo de hamburguesas. Los dejamos enfriar en la nevera durante una hora.

Calentamos el aceite en una sartén y freímos las tortas de pescado hasta que se doren por ambos lados y se calienten bien. Lo servimos con salsa tártara y una ensalada. Lo mejor de todo es que los pasteles pueden durar hasta dos meses en el congelador.

Lasaña de carne

La manera más sabrosa de aprovechar la carne sobrante de un guiso es en forma de deliciosa lasaña.

Ingredientes (de 12 a 16 porciones)

-Pasta para lasaña

-Relleno y bechamel

-3 dientes de ajo

-4 cebollas

-3 palitos de apio

-3 zanahorias

-½ un manojo de romero fresco

-Aceite de oliva

-2 cucharaditas de orégano seco

-3 x 400 g de tomates en lata

-375 ml de chianti u otro vino tinto de cuerpo medio

-750 g de carne cocinada sobrante, como pollo, carne de res, cordero, cerdo

-1 litro de leche

-Unos granos de pimienta

-75 g de mantequilla sin sal

-75 g de harina común

-100 g de queso parmesano

-1 x 125 g de mozzarella de búfalo

-Unas ramitas de albahaca fresca

PREPARACIÓN

Pelamos y cortamos finamente el ajo, las cebollas, el apio, las zanahorias, y el romero. Calentamos una buena cantidad de aceite en una olla grande y profunda. Freímos el ajo a fuego medio durante 1 minuto o hasta que esté dorado. Añadimos a continuación tres cebollas, la zanahoria y el apio. Lo freímos a fuego lento durante 10 minutos.

Agregamos el romero, el orégano, los tomates, el vino y por último la sal marina y pimienta negra. Lo dejamos hervir a fuego lento durante 1 hora, hasta que espese. Cortamos la carne y la añadimos al guiso durante los últimos 15 minutos, hasta que la carne se caliente y la salsa esté espesa, rica y brillante. Cuando el ragú esté casi listo, precalentamos el horno a 180ºC y comenzamos a elaborar la salsa bechamel. Vertimos la leche en una cacerola grande a fuego lento, añadimos los granos de pimienta y la cebolla restante. Derretimos la mantequilla en una segunda olla. A continuación echamos la harina para crear una pasta y cocinamos a fuego medio durante 1 a 2 minutos, revolviendo con frecuencia. Agregamos la leche caliente, un cucharón cada vez (desechamos la cebolla y los granos de pimienta). Después de hervir, cocinamos a fuego lento 5 minutos, con el fin de lograr una salsa espesa y suave. Rallamos e incorporamos la mayoría del parmesano y sazonamos al gusto.

Engrasamos una fuente grande para hornear con un poco de aceite y ponemos a hervir una sartén de agua con sal. Dejamos cocinar las hojas de lasaña durante un minuto en la sartén y después de retirarlas con unas pinzas, las dejamos sobre un paño limpio para que se escurran.

Vamos colocando capas de pasta (hasta seis u ocho) y de relleno en la fuente con bechamel. Terminamos con una capa de pasta cubierta con salsa bechamel. Echamos por encima mozarela y parmesano, un chorrito de aceite y las hojas de albahaca.

Por último horneamos la lasaña en el horno durante 45 minutos, hasta que se dore por arriba y burbujee en los bordes. La dejamos reposar durante 5 minutos antes de servir.

A este menú le hace falta un toque final dulce. Podemos aprovechar la fruta sobrante y el turrón para convertirlo en un acompañamiento refrescante de un crumble. Este postre de origen anglosajón se compone de una capa de fruta cubierta por una masa desmenuzada de harina, azúcar y mantequilla. Hacer crumble es tan fácil que apenas se una necesita una receta. Una vez que se hace la cobertura de crumble y se prepara el relleno, se puede elegir cualquier fruta o combinación de ellas de cualquier época del año. En este caso lo vamos a hacer con manzana porque combina muy bien con el turrón.

Crumble de manzana con helado de turrón

Ingredientes

-8 manzanas

-300 gr de harina

-175 gr de azúcar moreno

-200 gr de mantequilla

-Miel al gusto

-Canela

-Azúcar

-4 cucharadas de panela molida

PREPARACIÓN

Salteamos la manzana con azúcar y mantequilla. La dejamos a un lado.

Hacemos una masa con almendra, harina, mantequilla y azúcar hasta lograr grumos. Colocamos en una fuente la manzana con el crumble encima y lo dejamos cocer en el horno a 180º C durante 30 min.

Para el helado de turrón

-1 tableta de turrón blando), 300 gr

-500 ml de nata líquida para montar

-3 yemas de huevo

-1 cucharada de miel  

PREPARACIÓN

Calentamos la nata en una cacerola y añadimos el turrón cortado en trocitos muy pequeños, lo mezclamos con varillas hasta conseguir una mezcla homogénea. En otro bol batimos sólo las yemas de huevo con la miel y las incorporamos a la otra mezcla. Removemos con las varillas, a fuego lento, hasta que se espese.

Una vez retirado del fuego, dejamos enfriar la mezcla en la nevera. Es mejor hacerlo 24 horas antes. Cuando esté bien frío se pone en la heladera y lo dejamos 20 minutos. Si no tenemos heladera, podemos dejar la mezcla en un recipiente en el congelador y cada media hora lo removemos. Esta operación la deberemos, aproximadamente durante 2 o 3 horas.

¿Qué receta te gustaría probar?

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.