¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+

Se encuentra usted aquí

Bakmi Goreng, los deliciosos tallarines indonesios
Arroces y pastas

Bakmi Goreng, los deliciosos tallarines indonesios

Anna Tomàs13/07/2019

Es sábado y nos apetece viajar gastronómicamente hasta Indonesia... ¡sin necesidad de movernos de casa! ¿Cómo? Con uno de sus platos estrella: los Bakmi Goreng, unos deliciosos tallarines fritos. Compartimos una receta y unos trucos muy prácticos para prepararlos sin complicaciones.

Si algún afortunado ha viajado a Indonesia sabe que el Bakmi Goreng, también denominado Bami/Bahmi Goreng en Holanda, es una de esas delicias que le proporcionan sustancia y alegría al apasionado viajero ávido de nuevos aromas y sabores. Estos exóticos tallarines, que se empezaron a cocinar en la isla de Java, son omnipresentes en Indonesia pero tampoco es extraño encontrarlos en Malasia o Singapur. En realidad no es necesario irse tan lejos puesto que en Holanda, con un gran pasado colonial en Indonesia, es un plato muy común. Tanto que hasta se pueden encontrar ya preparados en cualquier supermercado.

Los indonesios también lo llaman Mie Goreng, que significa tallarines fritos y consiste básicamente en unos fideos finos y amarillos (parecidos a los lamian y mee pok chinos o los yakisoba japoneses) fritos en aceite que se cocinan con ajo, cebolla o chalota, gambas fritas, pollo o carne de res (la mayoría de la población indonesia es musulmana y no consumen cerdo), col china, y acar (encurtidos). El bakmi es un fideo a base de trigo que fue llevado al sureste asiático por comerciantes chinos.

Con el tiempo se fue adaptando y hoy en día posee un grosor intermedio entre el de los fideos de trigo estilo chino y los udons japoneses, existiendo diversas variantes de bakmi en Indonesia. Se considera un plato principal y la misma receta se utiliza también, sustituyendo los tallarines por arroz, para preparar el conocido Nasi Goreng (arroz frito). La principal diferencia con otros tipos de fideos fritos es el uso generoso de chile con el que se sirve (la tolerancia al picante es infinita en Indonesia) y la espesa salsa de soja dulce que se utiliza.

Comida callejera o de alto standing

Estos deliciosos fideos se comen en cualquier momento del día. En Indonesia están disponibles durante el desayuno, el almuerzo, la cena, la merienda o incluso entre comidas. Se puede comer con arroz o como plato independiente. Se pueden degustar tanto en los restaurantes más elegantes, servidos con tortilla desmenuzada o huevos fritos del revés, tiras de pollo frito y Kerupuk (galletas saladas), como en los puestos de vendedores ambulantes donde se presentan envueltos en un par de hojas de plátano sujetas por un palillo o una goma y acompañados de cebollitas en vinagre y pan de gambas.

Una receta y ¡manos al wok!

Desafortunadamente en nuestro país no contamos con muchos restaurantes indonesios, así que lo mejor es lanzarse a la aventura y elegir una receta de entre todas las maneras posibles de elaborar este sabroso icono gastronómico indonesio. En muchos supermercados asiáticos de nuestro país venden sobres de especias ya preparadas y salsas para este plato. Hoy nos vamos a atrever con esta sencilla receta:

Dificultad: 
fácil

(Para 4 personas): 

  • 5 tazas de agua
  • 500 gramos de tallarines de huevo
  • 3 cucharadas de aceite vegetal (serviría también aceite de oliva suave)
  • 2 chalotas en rodajas finas
  • 2 dientes de ajo
  • 3 nueces de macadamia
  • 2 cucharadas de chalotas fritas
  • ½ taza de pollo sin hueso o de carne de vaca
  • 150 gramos de gambas peladas
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • 2 cebollas cortadas en trozos
  • ¾ vaso de col china cortada finamente
  • ¾ vaso de zanahorias cortadas finas
  • 1 cucharadita de sal o al gusto
  • ¼  de cucharadita de pimienta blanca o al gusto
  • 3 cucharadas de salsa de soja dulce (kecap manis
Elaboración

- Llevamos el agua al punto de ebullición en una olla grande y añadimos los fideos. Los hervimos durante unos 3 minutos aproximadamente, revolviendo ocasionalmente. Los escurrimos inmediatamente y los enjuagamos con agua fría. Mezclamos los fideos con una cucharada de aceite, los removemos para que no se peguen y los dejamos a un lado.

- Echamos las dos cucharadas restantes de aceite en una sartén o, preferiblemente, en un wok a fuego medio-alto y sofreímos el ajo, las chalotas y las nueces de macadamia (todo ello machacado en un mortero previamente) hasta que el color se vuelva amarillo o marrón. Agregamos el pollo o la carne de vaca y las gambas, salteándolos durante 2 minutos aproximadamente. Vertemos la salsa de soja, la cebolla, col china, zanahoria, sal y pimienta, y salteamos otros 2 o 3 minutos. Es entonces cuando incorporamos los fideos y revolvemos todo enérgicamente. Por último, añadimos la salsa de soja dulce y mezclamos bien hasta que todos los ingredientes se distribuyan de manera uniforme.

- El secreto para un buen Bakmi Goreng es que tan pronto como se añadan las verduras al wok caliente, se echen los fideos y se aderecen con salsa de soja dulce (kecap manis) tan rápido como se pueda mezclándolos ágilmente. Hay que sacar el wok del fuego lo antes posible porque los tallarines pasados de cocción se rompen fácilmente y acaban teniendo una textura grumosa no deseada.

- Se sirve caliente con acar (encurtidos vegetales), kerupuk (galletas) y sambal (una especie de salsa de chile picante). En cuatro palabras: dulce, sabroso, cálido y reconfortante.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.