¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+

Se encuentra usted aquí

Mediterránea. Caballa Canalla.
Plaça Poeta Bosca, 1 (Pl del Mercat de la Barceloneta) Barcelona. Tel: 932 21 94 14

Caballa Canalla, el auténtico sabor de la Barceloneta revisitado

Núria Bonet25/11/2015

La Barceloneta (Barcelona) es un barrio canalla por definición. Y de ahí el nombre del restaurante que presentamos hoy: marinero, moderno y joven pero con platos de la abuela en su carta, además de tapas llenas de tradición. Sus mejillones y su Cochifrito dan que hablar.

La Barceloneta nos gusta. Por su olor a mar, por su aire marinero, por sus callejuelas de antaño y por su oferta gastronómica. En el mercado, verdadero corazón de este concurrido barrio barcelonés, se encuentra Caballa Canalla, un restaurante con tapas pero también con platos que recuerdan la tradición mediterránea.

“Faltaba un local dirigido a la gente de aquí y que no picara mucho de precio”, resume el jovencísimo chef, Guillem Rofes. Diplomado en la escuela de hostelería Hoffman, ha pasado por las cocinas del restaurante Àbac y del Mercat Princesa.

Junto a su madre, Isabel Galobardes, Rofes abrió en mayo este establecimiento que ya se ha hecho un hueco entre tanta oferta para guiris. Ocupa dos plantas en uno de los locales del Mercat de la Barceloneta, con diferentes salas y una soleada terraza.

Entre las especialidades de este restaurante están las tapas tradicionales del barrio, como son las bombas de la Barceloneta, las croquetas de jamón y de pollo asado o los mejillones.

Ahora bien, los mejillones no se cocinan de una forma cualquiera. Para sorpresa de los comensales, aquí, estos moluscos se sirven en un papillotte muy especial: un paquete transparente (hecho con papel Carta Fata) que conserva todo el vapor y todo el sabor del escabeche, el tomillo, el romero y la cebolla roja que acompañan a los mejillones cocinados al vapor. En su punto justo. La explosión aromática entra no sólo por la vista, sinó, y sobre todo, por el olfato. Y, claro, este plato triunfa.

El pulpo es también santo y seña del local, cocinado con pesto y piquillos. Pero la “cocina de los canallas” de la Barceloneta se completa con calamares a la andaluza, sardinas en escabeche o unos buñuelos de bacalao en alioli de membrillo. Tapas y platillos revisados y modernizados.

Y no podían faltar los arroces: de gambas y el arroz negro con costilla de cerdo y sepia.

Capítulo a parte merece la cocina de la iaia, con un bacalao con espinacas y muselina de ajo, unos canelones a la catalana con trufa, o unas carrilladas de cerdo con duxelle de champiñones.

Pero el plato estrella, nos comentan, es el sorprendente Cochifrito: un cochinillo deshuesado, cocinado durante 15 horas y media a baja temperatura, que se sirve cortado sobre cremoso de patata, junto a la salsa del propio cochinillo y setas. Un verdadero lujo que nos remite a la cocina de antaño, hecha con mimo y mucho tiempo.

“Lo cocinamos todo nosotros”, recalca Guillem Rofes, e insiste en que su cocina se basa en el producto de altísima calidad, que apuesta por productos locales y estacionales, como manda el mercado.

¡Y los postres también son caseros! Una auténtica joya en los tiempos que corren: la estrella es el carrot cake, que sigue la receta original artesanal. Pero también se puede optar por el postre casero de queso, galleta y arándanos (lo que viene a ser un pastel de queso diseccionado) o la crema catalana de mango. Para los más canallas, existe, también, una amplia oferta de cóctels.

Caballa Canalla congrega a una divertida concurrencia local, amante de sus vermuts en la terracita soleada y de sus desayunos de cuchillo y tenedor, sin prisas, como manda este barrio que se mueve al son del ritmo playero. Un auténtico oasis dónde revisitar los clásicos de la Barceloneta; mediterráneamente.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.