¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+

Se encuentra usted aquí

Mediterránea. Cala Banys.
Camí Cala Banys Lloret de Mar.(Girona) Tel: 972 365 515

Cala Banys, atardeceres de verano en un rincón privilegiado

Anna Tomàs07/07/2015

Una cala de la Costa Brava por el que no ha discurrido el tiempo y dónde olvidarse de los turistas. Cala Banys, con sus árboles exóticos y sus vistas al mar, te invita a tomar un aperitivo de lujo.

Nadie que conozca la Costa Brava puede negar la hermosura de sus playas y, especialmente, de sus calas, en las que los pinos llegan prácticamente a acariciar las doradas arenas y a reflejarse en el maravilloso azul del mar, por encima de las rocas de formas extrañas que conforman paisajes de inusitada belleza. Son muchas las poblaciones costeras con un encanto especial. Lloret de Mar es, indiscutiblemente, una de ellas.

Ya a finales del siglo XIX, en la ópera Marina, compuesta inicialmente como zarzuela por Emilio Arrieta, Jorge, el protagonista, cantaba en una hermosa aria “Costas las de Levante, playas las de Lloret”. Pues bien, entre esas playas a las que se refiere la canción, una pequeña y deliciosa cala, llamada Cala Banys. Y en ella, encontramos un establecimiento distinto a los habituales “chiringuitos” de playa. Se trata del Bar Cala Banys, un lugar mágico, elegante, situado junto a las rocas, a la sombra de las palmeras y con una terraza que invita a sentarse y contemplar el ritmo lento y acompasado de las olas.

Fácil acceso en coche o andando

Llegar a Cala Banys es muy fácil en coche, desde Lloret o la cercana playa de Fenals. Pero, si queremos disfrutar plenamente del paisaje, nada como un paseo de menos de 15 minutos por el camino de ronda, perfectamente acondicionado, que discurre siguiendo la orilla del mar y que tiene su inicio muy cerca de la famosa estatua de la Mujer marinera, al final de la riera de Lloret.

Esta facilidad de acceso ha convertido Cala Banys en uno de los lugares preferidos por los habitantes de Lloret para sus ratos de ocio desde finales del siglo XIX, cuando en 1894, los entonces propietarios de los terrenos, Esteve Fàbregas Raurell y Isidre Mora Sindreu, decidieron plantar palmeras y otras especies exóticas de árboles que la popularizaron entre sus vecinos. Siguiendo la misma línea, nuevas palmeras fueron plantadas a partir de 1967, cuando se procedió a la apertura del bar.

Perfecto para atardeceres y noches de verano

El Bar Cala Banys es un buen lugar para disfrutar de un refrescante aperitivo al mediodía con unas aceitunas, almendras, patatas fritas o berberechos, aunque tal vez su mayor atractivo se descubre desde que empieza a caer la tarde hasta bien entrada la noche, horas en que se convierte en el enclave perfecto para tomar una buena cerveza acompañada de algo para picar con los amigos o la pareja.

Alejado del bullicio turístico, permite relajarse y disfrutar de uno de los rincones en los que se puede afirmar que la Costa Brava se muestra tal como era hace años y en el que las obras de mejora realizadas realzan su belleza en lugar de ocultarla entre cemento como, desgraciadamente, ocurre en mucho otros lugares.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.