¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+

Se encuentra usted aquí

Española. El Guindilla.
Plaça Poeta Boscà, 2 Barcelona. Tel: 932 215 458

El Guindilla: tapas, raciones y alegrías de la Barceloneta

Mar Calpena16/04/2015

Junto a la entrada del remodelado mercado de la Barceloneta, pintado de colores vivos y con un enorme zepelín rojo que preside la sala, El Guindilla es un local que inspira cierto sentido del humor. Desde los muebles hasta el personal, pasando por el propio logo del local -un camarero de los de toda la vida, el Guindilla del nombre- el restaurante, abierto hace menos de seis meses, comunica alegría.

Abierto a la plaza Poeta Boscà, la terraza del local se llena cuando luce el sol de familias que ven cómo sus hijos juegan en un cercano parque infantil. Mientras, en el interior, unos pollos se asan en espetones mientras los comensales charlan, toman una copa en la barra o pican algo.

El pollo a l'ast es una de las especialidades del local y se sirve acompañado de la clásica Xibeca o para llevar. El Guindilla tiene referentes reconocibles que nos recuerdan a los chiringuitos de la Barceloneta, tiene sabor a domingo.

Allí acuden turistas y gente del barrio para disfrutar de la oferta de desayunos, comidas y cenas, platos sencillos de entender pero que no renuncian a tener cierta ambición en su elaboración e ingredientes. ¡Lo hacen todo al momento!

El establecimiento cuenta con una oferta de tapas y raciones ecléctica, con más de sesenta referencias, así como un menú de mediodía que se mantiene fijo. Además de los clásicos, como las bravas, en la carta triunfan recetas como el salpicón de marisco "acevichado", el arroz a la cubana con jengibre, las alitas de pollo o el hummus de berenjena y especialidades como el cochino a l'ast con salsa agridulce o el queso de oveja churra.

Un lugar especial lo ocupa la tortilla de patatas, que recibe el nombre de Makinavaja, en homenaje al mítico personaje de Ivà. Makinavaja era de la Barceloneta, la viuda de Ivà les permitió usar su nombre y les cedió un dibujo para la carta. Queda presente su espíritu un poco canalla, el espíritu del barrio. Un espíritu que se prolonga más allá de los límites geográficos de la zona, porque a este local del barrio más marinero de Barcelona le ha salido un hermano pequeño en el Born, en el que se sirven las mismas tapas alegres que en El Guindilla original.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.