¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+

Se encuentra usted aquí

Foc a Foc
Catalana. Foc a Foc.
Carrer de Dues Soles, 8 Vic.(Barcelona) Tel: 686 99 02 99

Foc a Foc: todo el sabor de la brasa

Silvia Oller02/02/2018

La brasa y los productos de calidad son los dos grandes protagonistas del restaurante Foc a Foc, ubicado en una casa señorial del casco antiguo de Vic. Pero no se trata de una brasa cualquiera. El uso de los hornos Josper permite conseguir una textura y jugosidad perfectas en todos los platos: desde un entrecot, a una butifarra, pasando por unos mejillones de roca, unas verduras o un filete de ternera.

El secreto de esta brasería, sin fogones ni freidoras, es que todos los platos se cocinan en un horno-brasa cerrado que funciona con carbón vegetal y que permite obtener una carne más saludable, más ligera y sabrosa. Más saludable porque, según los responsables del local, los alimentos cocinados con este tipo de brasa, apenas pierden vitaminas ni minerales; más ligera porque la carne se cocina con su propia grasa sin necesidad de añadir aceite; y más sabrosa porque no pierde su sabor, sino que lo potencia sin necesidad de sazonar con salsas u otras especies.

"Manipulamos lo menos posible el producto", explica Ramon Moncau, empresario del sector de la restauración y dueño del local, poco amigo de enmascarar el sabor de los alimentos. "Si el producto es de primera calidad, no se necesita nada más", sostiene. Y eso es lo que hacen con la totalidad de la carta.

Si el tipo de brasa que se utiliza en la cocción es uno de los éxitos de este local, que abrió a finales del año pasado, el otro es que el producto sea de garantía. La industria cárnica de Osona (comarca catalana donde el porcino tiene un gran peso) ya es sinónimo de primera calidad: desde los embutidos de la plana como la secallona, ​​la longaniza o la butifarra de huevo; pasando por la butifarra de payés, las carrilladas de cerdo, la tira de costilla de cerdo o el lomo duroc.

En Foc a Foc también llegan productos de primera calidad de procedencias más lejanas como el entrecot de ternera «rubia gallega» madurada o el filete de Wayu (Kobe). La melosidad que se consigue en estos cortes con el horno-brasa, gracias a la infiltración de la grasa de la pieza, es excelente. En la mesa se sirven con un poco de sal de escamas y una patata al horno. "La alta temperatura que alcanza la brasa cerrada hace que ni el pescado ni la carne pierdan la humedad y que queden más jugosos", explica Moncau.

Un agradable y sorprendente sabor se consigue con los mejillones de roca elaborados con este sistema de cocción o con el bacalao. También le va muy bien a las verduras como la escalibada o las alcachofas, sencillas pero deliciosas. En Foc a Foc trabajan con productos de temporada que compran a agricultores de la zona, por lo que la carta va cambiando en función de los meses del año.

La brasería está ubicada en la Casa Parrella, una antigua casa señorial construida en 1778 por el arquitecto Josep Morató y Codina, que también fue maestro de obras de la Catedral de Vic y realizó algunas reformas en el monasterio de Ripoll. Sometido a una profunda rehabilitación, liderada por la decoradora de Vic Sandra Vilaseca, el reformado local conserva la esencia de aquella casa del siglo XVIII con toques vintage. Mantiene las vigas, los dinteles, el pozo y un tramo de muralla, que es una de las paredes del local. La piedra, la madera y el hierro predominan en un espacio que nos deja detalles curiosos como las lámparas que decoran los comedores y que representan brasas.

El restaurante, con capacidad para 80 personas, abre de jueves a sábado de 20h a 23.30h y sábado y domingo de 13 a 15.30. El precio medio de la carta ronda los 25 euros, con vino y postre incluidos. Todos los postres son caseros y entre otros destacan la tarta tatin de manzana o la bola de chocolate con helado de vainilla. El local ofrece también dos interesantes menús por 19'70 (que incluye embutidos de la zona, escalibada, picantón, costilla de cerdo y frutos secos) y un menú degustación por 29'70 euros, con mousse de foie, embutidos ibéricos, mejillones de roca a la brasa, entrecot de ternera «rubia gallega» madurada y tiramisú. El cliente también tiene la opción de llevarse la comida a casa. El menú take away incluye escalibada, una patata y un picantón, una excelente alternativa al pollo asado de los domingos.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.