¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+

Se encuentra usted aquí

Gloriamar.
Avenida del Mar, 1 Piles.(Valencia) Tel: 962 83 13 53

Gloriamar, un restaurante con vistas a un azul infinito

Gastronosfera12/09/2014

Disfrutar al mismo tiempo de la gastronomía y el mar es un privilegio que no siempre tenemos al alcance de nuestra mano. En Piles, un pequeño pueblo costero de la provincia de Valencia, encontramos el Restaurante Gloriamar donde se aúnan la buena comida y unas vistas espectaculares al Mar Mediterráneo.

Gloriamar

Su historia se remonta al año 1957 cuando la familia Tarraso-Pons, enamorados del sol y de la tierra que los vio nacer, montaron un modesto hostal pensado principalmente para extranjeros con un comedor abierto al público que sería el origen de un negocio familiar que alcanza ya su tercera generación.

Gloriamar

Jose Colomar, actual chef y gerente, fue el artífice del giro de 180 ºC que Gloriamar experimentó en el 2001, cuando vio que era necesario sustituir los platos que hasta entonces cocinaba su madre por una cocina más moderna y actual. De esta manera pasó de ser un pequeño restaurante a todo un referente gastronómico tanto en la comarca de la Safor como en el resto de la provincia. Así el hostal de tres plantas desapareció definitivamente en el 2007 para dar paso a un espacio donde la luz, el color y el sabor son los verdaderos protagonistas.

Gloriamar

Estamos ante un establecimiento donde se mima principalmente el producto, siempre de primerísima calidad, trabajado desde la base de una cocina tradicional con toques de vanguardia. Las referencias marineras de la zona y los arroces de marisco son los más demandados por sus clientes aunque cuenta con una amplia carta que se caracteriza por dar protagonismo a los géneros de temporada tales como las carnes de caza o los platos con setas.

Una carta que está en continua evolución y donde el 40% de sus referencias cambian en función de la estación del año en la que nos encontremos. Gloriamar ofrece también diferentes menús gastronómicos, pensados incluso para vegetarianos y celíacos, aunque si se ha de destacar uno éste es el conocido como ‘Doce bocados por el mundo’ donde a través de sus platos el cliente puede viajar a 12 lugares diferentes; desde Thailandia con la sopa thai hasta Noruega con el tartar de salmón y queso pasando por Asturias y el típico estofado de pulpo y garbanzos.

Gloriamar

Sin duda, toda una experiencia gastronómica altamente recomendable para los paladares más inquietos que buscan disfrutar de la variedad sin renunciar al buen comer. Además, la calidad de esta cocina viene certificada por la Guía Michelín que desde el 2007 le viene otorgando anualmente la Bib Gourmand, una certificación, al margen de sus conocidas estrellas, que destaca la gran relación calidad-precio con la que cuenta el restaurante.

Gloriamar

Porque si algo no le falta al trabajo de Colomar son reconocimientos. Las jornadas gastronómicas anuales que él mismo organiza son punto de encuentro de sibaritas y críticos. La más afamada de ellas, la de cocina marinera y arroces, ha alcanzado este año su novena edición y su éxito ha dado paso al nacimiento de otras como la japo-mediterránea o la de setas que, seguro, se consolidarán en el tiempo. Asimismo, y con el objetivo puesto siempre en innovar, las alternativas que se ofrecen a la clientela son muchas y variadas: exposiciones de pintura y fotografía, aulas de cocina, catas de vino, de aceite o talleres sobre micología.

Gloriamar

Gloriamar es un espacio multidisciplinar que completa su amplia oferta con el gastrobar Blanc i Blau ubicado en la terraza exterior del edificio con vistas al mar. Su éxito está basado en un concepto de cocina de calidad pero diseñada para todos los bolsillos. Es un modelo de local desenfadado donde tomar desde el desayuno hasta la cena. Una cena que puede alargarse en el recientemente inaugurado Àtic, un espacio íntimo y acogedor, situado en la tercera planta y que te permite disfrutar del relax y la brisa del mar mientras degustas unos exclusivos gintonics o combinados. Dentro de sus actividades nocturnas, el establecimiento también organiza variados conciertos de música en directo y fiestas de temporada.

Una temporada que va más allá del verano porque, si bien comer o cenar junto al mar durante estas fechas es especialmente gratificante, la calidad y variedad de su carta atrae a clientes  a lo largo de todo el año. Inclusive durante los meses de invierno, los fogones de Gloriamar permanecen encendidos para no privar al cliente de su exquisita cocina y de esas vistas que te hacen perderte en el infinito.

Texto de Inboga