¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+

Se encuentra usted aquí

De Autor. Julio Verne.
C. José Ombuena, 5 Valencia. Tel: 963 286 769

Julio Verne: el restaurante de la imaginación

Inboga14/07/2015

Los filipinos de foie ibérico con chocolate blanco y crema de cacao le han hecho famoso. Julio Verne es el restaurante del chef Juan Exojo, un canto a la cocina imaginativa en Valencia.

Platos con carácter y sobre todo muy imaginativos, ésta es la carta de presentación del chef Juan Exojo. Un sinfín de colores, aromas y sabores con los que intenta que cada comensal viva una aventura única como las descritas por el archiconocido Julio Verne, novelista francés que da nombre a su restaurante. Porque el restaurante Julio Verne es una parada obligatoria para todos aquellos amantes del buen comer a los que, además, les gusta explorar nuevos platos y dejarse sorprender con cada uno de ellos.

Pero este viaje gastronómico no existiría sin el bagaje profesional de este cocinero valenciano que empezó con tan sólo 12 años en el mundo de la restauración. Prácticamente autodidacta, Exojo se ha hecho a sí mismo a base de mucho trabajo y esfuerzo tras pasar por las cocinas de varios afamados restaurantes de la capital del Turia.

Un trampolín que le llevó a conocer a foodies y críticos gastronómicos que desde un primer momento creyeron en su trabajo y en una buena proyección profesional que los años no han hecho más que confirmar. Con este apoyo, y la confianza que siempre ha tenido en sí mismo, decidió hace apenas dos años embarcarse en la aventura de ser su propio jefe y abrir las puertas de este establecimiento familiar y desenfadado que se ubica en plena Alameda valenciana.

La carta

Con su local a pleno rendimiento es capaz de poner en práctica una cocina imaginativa con ingredientes comunes pero siempre frescos y de calidad superior. Platos de marcado carácter mediterráneo donde los arroces, siempre hechos al momento, cobran especial protagonismo en un menú que cambia diariamente y donde poder degustar platos tan característicos como las alubias a la vinagreta, mojama y frutos secos o la pera rellena de cordero glaseado en su jugo y aire de remolacha dulce. 

Para los amantes del tapeo de calidad hay que destacar que Julio Verne cuenta con una carta variada y completa a nivel gustativo, aunque no demasiado extensa, donde las tapas clásicas pero originales cobran especial protagonismo. Cualquier ingrediente y sabor es reinventado en las manos de Exojo y platos tan comunes como una ensaladilla o unas patatas bravas las convierte en un auténtico festival culinario.

Juegos y contrastes

En este juego del ‘nada es lo que parece’ estamos ante todo un maestro. Una vez finalizado el servicio, en la tranquilidad de su cocina, a la que también le gusta llamar laboratorio, comienza una nueva jornada para el chef donde investigar, utilizar y mezclar productos que a priori no casan. Por eso, su gastronomía es un canto a  los contrastes y a los paladares con ganas de aventura.

En este punto, son famosos los filipinos de foie ibérico con chocolate blanco y crema de cacao y la falsa piedra rellena de salmón ahumado. Con una exquisita presentación, sello de identidad también de la casa, el cocinero es partidario de que “la comida entre por los ojos en un primer momento y que luego responda a las expectativas”. Por eso, juega a acompañar tanto la vajilla como la cristalería con diferentes materiales (mármol, ladrillo, pizarra…) que le aportan al conjunto un toque distinto.

Una vez en sala, Cristina Ibáñez, copropietaria de Julio Verne, es la encargada de asesorar a los clientes sobre la carta pero principalmente sobre la bodega que mejor marida con cada plato. Vinos en su mayoría valencianos, algunos de ellos de gran prestigio y otros de autor no tan conocidos pero que conforman el tándem perfecto para disfrutar de una buena comida.

En cuanto al interiorismo, sus amplios ventanales y su decoración en madera, le aporta al espacio un ambiente de lo más cálido y acogedor pero a la vez desenfadado. Destacan detalles tan originales como lámparas sobre las que cuelgan recetas, mensajes positivos escritos en las paredes y azulejos hidráulicos valencianos. Pero la joya de la corona es, sin lugar a dudas, un antiguo carrete de madera para cableado cuidadosamente restaurado y que hace las veces de mesa.

Todo esto, unido al carácter afable y simpático de Exojo hace que cada experiencia en Julio Verne sea única y que, nada más salir por la puerta, estés deseando volver. Porque si algo está claro es que, aunque físicamente no viajes al centro de la Tierra, éste será uno de tus viajes gastronómicos más recordados.  

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.