¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+

Se encuentra usted aquí

Mediterránea. La Puntual.
Calle Montcada, 22 Barcelona.

La Puntual: cuando el vermut se convierte en un arte

Núria Bonet23/09/2015

Jamón de bellota, ostras de importación, conservas selectas de toda la geografía española, platillos para compartir... y una cerveza de barril bien tirada. La hora del vermut no es cualquier cosa y en la Bodega La Puntual lo saben.

Una del mediodía, una pareja oriental y un grupo de italianos contemplan boquiabiertos desde sus taburetes el espectáculo más apetitoso cuando uno se dispone a “picar algo”: cómo cortan el jamón de bellota a mano con ese estilo inconfundible que ha hecho famoso este producto internacionalmente.

Sobre la mesa tienen ya unas cañas, olivas rellenas manualmente de anchoa y unas raciones de bravas y croquetas que captan la atención de los transeúntes. ¡Señores, esto sí que es un vermut!

Nadie discute ya que el vermut vuelve a estar de moda en Barcelona. Pero no todo vale. No nos conformamos con unas patatas chips y unas olivas, y la carta de la Bodega La Puntual así lo atestigua: embutidos ibéricos, quesos selectos, y las mejores conservas y productos de temporada para sorprenderte.

Si además le añadimos platos elaborados como arroces o su trinxat de la Cerdanya, el éxito está asegurado.

La Puntual abrió sus puertas en abril en la calle dels Montcada, una de las más concurridas y monumentales del barrio del Born. Si bien es cierto que la restauración no falta en esta turística zona de la capital catalana, esta bodega con un aire antiguo y acogedor se está haciendo un lugar entre tanta oferta para guiris.

¿El secreto? Producto de calidad y de proximidad. Y por eso encontramos una clientela de lo más variada, incluídos los barceloneses que aplauden las ostras importadas según temporada o las setas recién llegadas al mercado y salteadas al momento, como debe ser.

Ningún producto se escoge al azar. En La Puntual todo está pensado minuciosamente y con criterio, y eso se nota.

Así lo demuestra el aparador lateral que nos recibe al entrar en este local. Con ver el chorizo Joselito, el ibérico Maldonado, las olivas de La Ribera y El Xillu, la boca se nos hace agua.

Nos explican que la elección de los quesos varía según la temporada, con un Vicente Pastor de Zamora o un Payoyo de Cádiz, por citar algunos ejemplos.

El ibérico es cosa seria... y tan en serio se lo toman que emplean una máquina especial y – casi – única para cortar estos sabrosos productos, llegados de Extremadura.

En un vermut no pueden faltar los berberechos, conservas de Castrourdiales, o el boquerón Nardín, del País Vasco.

Las patatas chips, de A Coruña; los pimientos, de La Rioja. Los mejores productos de toda España están aquí para lograr que nuestro pica-pica se convierta en una comida con todas las de la ley. Aquí todo tiene Denominación de Origen, incluso los espárragos Adolfo Sábada, el más grueso que existe en España.

Bravas y croquetas de jamón ibérico no son las únicas raciones que podemos compartir en La Puntual.

Los platos elaborados como el tataki de atún, el bacalao a la barcelonesa (con salsa de miel, espinacas salteadas y un praliné de avellana) o el arroz de pluma ibérica o de butifarra con trompetas de la muerte, hacen que pasemos de un vermut cualquiera a una auténtica comilona.

Clásicos revisitados como el trinxat de la Cerdanya con huevo frito o el cap i pota con garbanzos nos reconcilian con la mejor tradición culinaria catalana.

Y, para terminar, nada mejor que dejarse sorprender por la explosión de sabor de los buñuelos de chocolate, rellenos con una ganache de chocolate y nata que se deshace en la boca. No renuncian a una buena crema catalana o una torrija de brioche con helado de nueces y sirope de Arce.

Visto lo visto, el vermut es todo un arte y, para disfrutarlo de lleno, nada mejor que pasarse por La Puntual y sus exquisiteces. Un viaje por los mejores productos que devuelve al pica-pica el valor que merece.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.