¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+

Se encuentra usted aquí

Mediterránea. Platja Ca la Nuri.
Passeig Marítim de la Barceloneta, 55 Barcelona.

Platja Ca la Nuri, arroces de proximidad con vistas al mar

Anna Tomàs21/05/2014

Por el lugar donde se encuentra, junto a la arena de la playa del Somorrostro, prácticamente debajo del Hospital del Mar y muy cerca del Moll y la Villa Olímpica de Barcelona, muchos de los peatones que pasan por delante del Restaurante Platja Ca La Nuri pueden pensar que se trata de uno más de los locales que se abrieron por aquella zona a raíz de la fiebre de modernidad posterior a los Juegos Olímpicos. Pero quienes así lo crean no pueden estar más equivocados.

Detrás de Platja Ca La Nuri hay una larga historia, tanto que el pasado mes de octubre cumplieron 50 años desde que Núria y Jordi abrieron el primer Bar Núria en la calle Espronceda, en el barrio del Poble Nou. Allí la pareja se dividía el trabajo, mientras que él atendía a los clientes ella, con los conocimientos de cocina que había aprendido de madre y abuela, se encargaba de los fogones, ofreciendo buenas tapas y típicos platos de cocina de fonda.

Hacia el 1976 se trasladaron a la calle Aragón, abriendo el Salamero, un local donde preparaban bocadillos y productos hechos a la plancha. Los hijos, que habían vivido desde pequeños la pasión por la cocina de sus padres, fueron creciendo y uno de ellos, Ricard, propuso cambiar nombre y estilo de cocina del local.

Dicho y hecho, nacía Ca La Nuri, orientado hacia las tapas marineras y el pescado frito. Una de las tapas de más éxito fueron los calamares a la romana y hacían tantos que un buen día Nuri decidió empezar a hacer arroz para aprovechar las muchas patas de calamar que le sobraban. ¡Poco imaginaba lo que acababa de poner en marcha!

Ca la Nuri

Diez años después, el éxito les hizo cambiar de local, a otro más grande en la calle Consell de Cent, precisamente el que ahora es el Terra Ca La Nuri. Y finalmente, en 2003, durante uno de sus habituales paseos en bici por el Paseo Marítimo, Ricard descubrió con buen ojo un local junto a la playa...

Manos a la obra, unas reformas para adecuarlo a su gusto y Nuri pasó a cocinar escuchando el rumor de las olas hasta que se retiró hace ahora unos cuatro años, aunque de vez en cuando todavía pasa a saludar a clientes y empleados o a estar un rato en recepción. Tras ella queda una trayectoria de calidad, buen servicio y buen producto que los hijos se empecinan en mantener y mejorar.

Uno de los factores diferenciales de este restaurante es el equipo de cocina profesional, con unos chefs ejecutivos que tanto utilizan la tecnología de los hornos y la maquinaria de cocina más modernos como una “sencilla” brasa para potenciar el sabor de los pescados más frescos, prácticamente vivos, que les llegan a diario de la Llotja de la Barceloneta.

Ca la Nuri

Un paradigma de este savoir faire culinario es el arroz Ca La Nuri. Este arroz no es otra cosa que una paella, como se indica en la carta junto al nombre del plato, pero personalizada de modo que siempre tenga el mismo sabor, tanto si la pides en agosto como en invierno, consiguiendo equilibrar ingredientes y preparación para neutralizar las variaciones que los ingredientes sufren con las diferentes estaciones del año. ¡Todo un hallazgo para el paladar!

Además de los arroces y la también excelente fideuá, la carta de Ca La Nuri es una firme apuesta por los productos de proximidad y nos tienta con acompañamientos muy estudiados (¡qué berberechos tan buenos!), ensaladas y un amplio abanico de platos de pescado con preparaciones muy cuidadas, como el bacalao, sin dejar de lado, de modo alguno, las carnes, con una hamburguesa que sólo se puede calificar como telúrica, preparada en base a magret de pato y chutney de cebolla y calabaza.

Orgullosos de su fiel clientela y con más de 50 años a sus espaldas, Ca La Nuri es una apuesta segura a la hora de disfrutar de arroces y paellas elaborados con fresquísimos productos de temporada.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.