¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+

Se encuentra usted aquí

Mediterránea. SenseEspina.
Carrer París, 209 Barcelona. Tel: 93 676 36 98

SensEspina, un rincón mediterráneo en el centro de Barcelona

Núria Bonet13/04/2017

Pescado: con mayúsculas. Fresco, sabroso, bien cocinado… ¡y además sin espinas! Esta es la base de la oferta gastronómica de SensEspina, un local acogedor del Eixample barcelonés que apuesta por la cocina mediterránea.

No cada día uno puede decir que ha comido rata. Se trata de un tipo de pescado del Mediterráneo nada habitual en las cartas de los restaurantes, y menos en pleno centro de Barcelona. Esta es la gran apuesta del SensEspina: dar a conocer todo tipo de pescado de nuestras costas. Lo principal: que sea fresco y sabroso.

Aunque tradicionalmente se le ha bautizado como pescado “pobre” y en algunos casos se ha destinado únicamente a dar más sabor al caldo, en SensEspina logran sorprender al comensal con sus platos, en los que caben la araña, el maragal, la palometa, el bejel, la corbina, el pagel, el sargo y un sinfín de nombres que únicamente los avezados a comprar en las lonjas de pescadores conocen.

“Preferimos poner en el plato una rata que una lubina de piscifactoría”. Toda una declaración de intenciones del chef y propietario del SensEspina, Jordi Pujol. Abrió este local el pasado junio y su pescado fresco y sus arroces ya corren de boca en boca. “Queremos dar a conocer el pescado y ponerlo muy fácil”, asegura Pujol, y asegura entre risas que en su restaurante hacen “lo que no hace nadie más que las madres y nosotros, que es sacar las espinas”.

Un pez de caoba que todo lo ve

El local del SensEspina es acogedor, con mobiliario de madera y un jardín vertical que invita a entrar. Su terraza soleada es uno de los puntos más deseados al mediodía pero su comedor interior se convierte en un cálido punto de encuentro por las noches. Al entrar, uno se da cuenta enseguida de quién preside la barra: un enorme pescado sin espina, una escultura que hizo el propio chef, con formación artística. Pujol nos cuenta que el punto de partida de su proyecto restaurador fue esta figura moldeada en madera de caoba.

En la carta nos proponen algunas delicias marineras para picar, desde las croquetas de calamar y los buñuelos de bacalao - por supuesto, caseros - hasta unas gambas o unas navajas frescas a la parrilla, una de sus especialidades.

A todos los platos le intentan dar su toque y buena muestra de ello son el original tartar de atún con helado de pistacho, el tartar de bejel (lluerna en catalán) con manzana verde o los dados de salmón marinado con falso risotto de calabacín y las vieiras con crema de naranja y crujiente de jamón. Maridajes de sabores que sorprenden al paladar.

Uno no puede decidir qué tomar hasta que no descubre cuál es el pescado del día a la brasa, una de sus especialidades. Apuestan por cocerlo al punto para que prevalezca el sabor del pescado y lo acompañan según temporada. Otro de los indispensables del SensEspina son sus arroces, de camagrocs (un tipo de setas muy sabrosas) y secreto ibérico, el cremoso de gambas y el arroz negro. ¿El secreto de su intenso sabor? “Tenemos una fuente casi ilimitada de espinas”, comenta Pujol con una sonrisa.

Que no se asusten los carnívoros, pueden optar por un filete de buey con huevo a baja temperatura o un lechón acompañado con mango y salsa de gambas. Y, para acabar, una opción dulce con su toque: mousse de lima con crocante de palomitas.

El SensEspina se ha convertido ya en un punto de encuentro de los que amamos el pescado, sin artificios, sin trampas. Pescado del día cocinado de forma sana y sin que pierda su sabor, sin tener que desplazarse hasta la playa. Un lujo tenerlo en el centro de Barcelona.

Galeria

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.